Eudaimonia

Cuando pienso en ti
Llueve en mis lágrimas de nube
Y mi azul respiración toma
Su suspiro más hondo de ansiedades

En tu boca todo sabe a flores de un universo paralelo
Y a un sol sin sol acariciándome en la ventana
como un prado lleno de estrellas aún escondidas por la niebla

Todo brilla con su tono mas vacío de límites
y los heliotropos inflaman sus pechos
con mil palabras condenadas solamente a adorarte

Todo toma tu color de mándala y de rayo
porque siento/ porque deseo/porque vuelvo
porque retorno a mis pasos, tus pasos
como él único camino donde existe mi yo en su propia voz
de mundo y de eterna selva enamorada
donde el destino no existe si no firma con tu nombre,
dulce amor mío de un millón de necesarias existencias .

II.

Surcas mi miedo, caminante de enredaderas
alzando tu cuerpo con la altivez de una silaba prohibida

Tocas y desenredas las nimiedades del verbo indecente de emociones
que no hace mas que nacer perpetua desde mi boca
como cascadas de aguda dulce bulléndome maradiagmas en la piel

Porque mi corazón de brújula
Me ha contado del carmesí misterio en tus párpados cansados

Por ello, aun buscando con los dedos en tu cuerpo de arena y espinas
Quiero hallar la misma raíz del latido tuyo entre mis venas

III.

Y todos los eones silban y silbarán en nuestra brisa de la noche
Como tus ojos de café y fuego en mis entrañas de luna menguante
Siempre en todas las estaciones de mi alma
Cuando pienso en ti.

Comentarios

reltih ha dicho que…
cadencia y caricia en letras. toda tu sensibilidad de muejr.
besos mi niña preciosa.
thinmar ha dicho que…
I.

Cuando pienso eres tú
Llueve mi azul respiración ansiedades

En tu boca todo sabe a flores de un universo paralelo
A un sol sin sol a un prado verde de estrellas

Todo brilla de heliotropos inflamados
palabras condenadas a adorarte

Todo toma tu color
porque siento/ porque deseo/porque vuelvo
como el único camino donde existe la propia voz
de un millón de necesarias existencias.

II.

Caminas mi miedo enredadera con tu cuerpo de silaba prohibida
Tocas y desenredas el verbo indecente que nace desde mi boca
cascadas de aguda salada

Porque mi corazón de brújula
Me ha contado del carmesí misterio en tus párpados cansados

Quiero hallar la misma raíz del latido tuyo entre mis venas

III.

Y todos los eones silban nuestra brisa de la noche
Tus ojos de café y fuego
Mis entrañas de luna menguante
En las millones de estaciones de mi alma
Cuando pienso. Tú.

Entradas populares