martes, 11 de diciembre de 2012

Un vals cualquiera.

Un vals cualquiera.




Sentir. Recordé un día en medio de la parafernalia de la vida misma que yo podía volver a sentir. Vibrar. Querer. Quizás querer .En este bardo universo mío de detentes, pendientes y jamás, imaginé sólo cabía ese alguien a quien únicamente podía y podré amar. A quien amé, amo y amaré en el constante ciclo del nuestro no lograr jamás. Pero... ¿cuando empecé a sentir esta frívola emoción por querer vivir? No me malentiendan. No me malentiendas. Yo sólo se morir, morir por ese que tiene mi corazón y lo balancea en cada discusión que tenemos por la piel y su obscena manera de querer sin querer. O amar, él, que dice amarme aún a pesar de ello que nos sucedió y cercenó alguna vez. Yo solo sabia morir por él y querer morir más viéndolo destruirme . Yo, que sólo quería permanecer entre la quietud de sus rizos de vals y las malditas palabras que enviaba para matarme sin pensar, comencé a querer vivir por algo, alguien más. Alguien distinto, común y normal. Nada como tú. Distintos como la luz y la oscuridad. Tú, mi hermosa oscuridad, la continúa serpiente engarzándome lágrimas que eran el pan de toda conversación. Sin embargo él, la tibia luz, una simple llamarada en lo llano de una ciudad confinada a la frialdad; pero al fin y al cabo una esperanza tierna por cantar. Quizás quererlo no es un pecado, una sublevación, o sencillamente, no era ni será una solución.
Querer es algo que no sabré explicarte jamás, porque lo único que aprendí contigo era a amar. Sin medidas, sin estorbos, sin límites a los cuales rozar. Quizás quererlo no esté tan mal por un instante, un momento, un breve lapso donde pueda fortalecerme de toda esta maldad en nuestro problemático ver. No me malentiendas. Tú eres ese destino al que quiero llegar, al que no me importa morir un tanto, un poco y poco más para poder abrazar enteramente. Tú eres mi yo en esta historia de cuento con dramas y muchas de esas rimas que me amabas leer. Escoger entre una estrella o un cielo lluvioso sin par. Tú eres esa tragedia en la que me deseo ahogar (…)

domingo, 11 de noviembre de 2012

Palíndromo



Palíndromo

I.-

Nuestro amor
era una negra noche
sodomizada por las luces
de una insomne ciudad
desnuda de certezas.

Una lila decisión
a las dos de la mañana
sobre lo conocido antes
y perdido hoy
 en las lujuriosas páginas
 de una melancolía resabida (…)

II.-

Nuestro amor
 era un espejo hablador
 y un sueño atravesado en la garganta
de un  camino sin andar.

Una odisea al corazón de la distancia.

Un color nuevo,
…………una emoción con sabor,
 una estación desconocida,
…………una canción, dos canciones
que jamás nadie podrá tocar.

Un mundo de poemas en tu honor
que criaré  como hijos nuestros
en la exacta  parafernalia
de un rojo lazo emocional
…………del que dependo aún
…………con el que sueño aún
…………………que añoro 
…………………despierta aún (…)

III.-

Nuestro amor
que no era un amor de verdad
en lo falso y real
que puede albergar en el alma un anhelo,
jamás tuvo más brazos que los nuestros.

Era simplemente eso : nuestro.

Era estos enormes ojos míos, tan tuyos
 …………solo para ti;
era esos  salvajes rizos tuyos, tan míos
 …………volatilizando mi deseo
…………por tu estar
…………ausentemente presente
…………y eterno
………… en las maradiagmáticas balaicas  de mi voz.


IV.-

Era quizás,
 un arma cargada en los bolsillos
y una posibilidad en las maletas
 hacia nuestra casa
en el mañana del mañana por crecer.

 Este amor, esta pasión
…………esta incoherente unanimidad
 en mis senos
………… por albergar más
………… que solo palabras de papel.

Mis ganas. Por tu cuerpo, tu morena palidez
en lo plomo de tu boca de anís.
Mi amor, mí exagerado y grandilocuente  amor
 a los límites borrosos en tu respiración.

Mi desborde por tu todo. Mi amado, mi  luz.

Hasta tu frialdad. Tú maldita necedad.
La hermosura de tu vanidad
abofeteándome la entrega
de cada minúscula partícula
de mi aire para vos

…………Mi niño de cartón (…)

V.-

Nuestro amor
era ese – te amo aún-
que suelto  adrede
deshoja las murallas
en toda  conversación

…………Nuestro amor era eso:

Mi inacabable amor  por ti
 en la amargura
de tu extinto amor  por mí.

VI.-

Nuestro amor
era ese cielo lila
 que quería  observar con vos
 algún día
 alguna noche osada

 para esta nimia persona

…………que soy yo
………… extrañando tu andar

…………Tu hablar
……………………tu… tú.

VII.-

Nuestro amor era solo eso;

Yo hablando del miedo a no saber
 nunca
y nunca
 más de ti (…)

 ***

VPx
( 2.am)




domingo, 4 de noviembre de 2012

Tempête


Tempête

Llegué  pronta a tus labios, como esa tarde obscena, que solo desea  diluir sus maradiagmáticos ojos  en lo infinito de un ocaso por  tanto tiempo esperado. Sabías de las sonrisas rotas y las palabras a medio vestirse en la calle de lo temido. Nosotros. Es decir, sólo nosotros y el mundo que hacía de la periferia de una charla hilvanándonos un por qué y un quizás en la memoria. Tus razones, mis momentos. Lo extenso de una conexión que nadie sabría jamás como comenzó. Tus tímidos coqueteos, mis maneras de huir sin avanzar. Esta carrera indecente  en medio del desierto en mi corazón plagado de fosas. La verdad, mi verdad. La vergüenza de mi piel  ajada por los años de granulia pulmonar* exponiéndose a una nueva luna en mi antiquísimo  universo del miedo al dolor. Este apenas. Ese  maldito dolor que me violenta en sus confines  y araña la linfa en mi voz. Mi dueño en este continúo juego del amor al desequilibrio y a los golpes del sueño que yo necesito, pero él no a mí. Mi pasión desbocada  a la lujuria de sus rizos y la textura de su piel. Los besos a la nada, los abrazos a su olor. La mentira de mis propios anhelos. Esta maldita y maldita manera de hacerme trastabillar por mí misma. La facilidad con que muero en esta  falaz indecisión. La culpa cercenándome (…)

domingo, 28 de octubre de 2012

Cero



Aprendí a amar

 también

 lo que sobre su piel sabía a gloria

y sin embargo

dentro de su voz ,sabia a sal

-Amaba su vez y envés por igual -





miércoles, 3 de octubre de 2012

Bataille

Bataille

(Love is war , my evil cupcake :3 )

*

Quiero yo, ser tu patria.

La casa en los linderos

donde anida tu corazón.

El color de los sueños

batallando en la guerra
que aflora nuestra estación .El polvo
abrillantando mis verdes botas
marchando en tu única dirección. La señal
de mi aquí y ahora, eterna rendición.

Esta bandera blanca en tu honor.


El cambio etéreo

de los vientos
a donde marca paso, vibrante
sólo tu legión.

Las rutas de mi emoción

acampando ansiosas
en el universo de tu voz.

Tu voz, tu voz, tu olor;

tu aroma a hierba salvaje
cantando loas a la libertad
por esta pasión
que inunda mis venas del color
mas cercano al amor

Por tu querer sabiondo

y repleto de verbos
cuales granadas ocasionando
la constante desmembración
de cualquier traidor dolor
que nos hiriese
en el placentero
cumplimiento del deber

Del Haber. Del tener y estar.


Del poder. Y del poder embriagarse

con los minutos que comparto
en tu abrazo heladamente cálido
a este cuerpo de arena extensa
que te ofrece un lugar
para sostener en paz tu espada
por siempre
en la nación de mi corazón.

El amado soberano de mis ojos;


de mi respiración.


Tú.


Porque quiero ser tu patria;

ese lugar al que llamas hogar
en tu conquista del diario andar (...)

***


JPx



 

viernes, 24 de agosto de 2012

Pendulum


Pendulum


Mi miedo
tiene el color de sus ojos
incrustados
en esas palabras obscenas
que no llega 
a mencionar
más allá de sus oscos dilemas
del cuando
el como
y  el quizás
en cada gastado centímetro
de la parda  piel 
en nuestro ayer

 ………un hoy enrojecido
 ………y tímido de escamas
 ………saltando a la fuente
 ………de las promesas sin respuesta

Mi miedo
sabe el sabor de todos sus colores
en el tiempo exacto de mutación
en algún otro gesto
muy extraño de pasos

 ………un abrazo  surcando  la trémula soga
 ………que une a dos meñiques 
 ………por la sangre del azar

 ……… ………un bastardo beso 
 ……… ………en  la madrugada de los labios
 ……… ………que han madurado en su maratón
 ……… ………con la melancolía de la sed cotidiana

 ………un quédate aquí

 ………un detente, por favor

O mil ramos de  cardos deseos
aflorando en el otoño
que no suele ser una sola estación
si no una constante hambre indecente
 en medio de estas trizas.

Un miedo al miedo de perder 
esa paranoia reinante
en los párpados de su propia pereza

su bellísima pereza 
entre los brazos de una noche desnuda
entregándose al encanto de la nada.

Y sí, muchísimo más miedo

 Mi Pánico. Dolor entre las señas
 ………del amor alzándose frenético
 ……desde los tobillos de una idea
 mojando el mismo aire que anega su presencia.

La constante sensación
de mariposas gestándose en mi vientre
 ………como señal de sus pasos
en los confines de mi sueños permanentes

Y ese algo, de horror premeditado
en la bravura de una fiera  domesticada
a su antojo entre la hierba

 ………Es decir

Amor. Un miedo constante
a la frialdad de unas sábanas incompletas
de horas y calor por doquier

 ………  ……… (…)

Mi miedo en realidad tiene su nombre escrito
 ………y cada tanto
suele tararearle a mi desgracia

Y hablarle despacio de cuánto tiempo
y de cómo habita la desolación
en la falda de una sonrisa desgastada (…)

domingo, 27 de mayo de 2012

Solsticio de invierno


Y habitas siempre sin estar
en ese día corto como mi esperanza
y esa noche tan extensa
como mi desesperación (…)

VPx


Solsticio de invierno


Podría decirte
………………carta
……….sueño
………………estrella

Y nada tendría sentido para ti,

O para el ahora. Este hoy en
ese cadáver que arrullábamos
y conocía el significado de tanto.
Y de todo. Los nosotros que cabían
en la boca del futuro
nos sabían nada más a dependencia,
…………a tristeza apasionada,
…………….a calor intransmisible

en las pieles de las cosas
que carecían de algún sentido
para entender, entendernos

o para evitar el dolor.

Oíamos desde los latidos huecos
de nuestros huesos armándose en gracia
los pasos de la suerte alejándose
en la avenida de las dudas

La confianza terminó siendo
una animalillo ciego
perdido entre las dunas
de una conversación asesinada a medias.

Zozobramos en la marea de los meses exhaustos
por el azote de la malnacida distancia

O quizás por solo, nosotros.

Nuestras pocas ganas de alzar velas en el mañana
de un día desmembrado en el presente

La incertidumbre del quizás, del tal vez,

Del nuestro amor será eterno
durando menos
que un quinquenio de esperas.

 O de realidades a medias
entre quejas desmedidas
 de algún sol y color.

Podría decirte tanto, ahora a pesar de todo ya.

Quizás  rezarte al oído

 ……….poemas
….espejos
…………promesas

Y que ello,
no te sonase a absolutamente
-nada-
donde tú recordases estar.

Jamás.

***

lunes, 30 de abril de 2012

Dream I



Dream I

Soñé que tus lunes
eran mis sábados durmientes;

Y que todas
las difusas palabras
que no decías
estaban en la conserva
de una perdida lata de sueños;
esperando
ese tono correcto para lograr
quizás volar
una mañana de esas que no recuerdo
pero destejías en mi honor.

Soñé que venias presto a mi casa,
en medio de los trémulos lilas
de noches embarazadas
por la luz de millones de ojos
sedientos por crecer


y
tus voces eran colibríes verdes
caminando en las ramas
mas cercanas a los dioses

y tus ojos
eran ráfagas de aire
cantándome esas tonadas para los extraños
que deben perderse en su viaje
para siempre


Y luego soñé que me dolías;

Que me abría un espacio entre
el corazón y la cordura,
y allí anidaban
todas las lágrimas de nube
que no podían sostenerse en pie
entre la marea de la vida.

Y me carcomía la tristeza
asfixiándome en su regazo;

Y jamás el néctar de la necesidad
me amamantó mas copiosamente
de  gris llanto
por tu desidia en mi vida

Soñé que te amaba aún
y que tu manos parecían un recuerdo
en el bosque de los días soleados

Que las hojas hablaban en idiomas extraños
de la felicidad de no tenerte en las riberas
de los caudales en mis ojos.

Que los pájaros volaban en círculos
anunciando el fin de las esperas.

Que tu nombre me sonaba a un adiós
y comenzaba con el beso del olvido;

Y que nada mas allí tenía tu figura,

Excepto las marcas en la arena
que bailaban
desvistiéndose de forma
tan exóticas hasta el hartazgo.

Y  entonces soñé que te lloraba entre mis sueños

Recordando
que nuestros febreros vestían de noviembres
y los espejos habían muerto en batalla

Y que nada mas ya importaba en los labios

Ni lo rojo de las ansias, ni lo verde de la calma.

Soñé que todo se inundaba en cenizas de locura
al ritmo de una traviatta sangrienta
en el corazón de nuestra barca

Viendo como todas  las promesas se nos suicidaban
ahogándose en el vaivén de la demencia

Y todo entonces era de una negra calma
rezándole rosarios a la nada

(...)

Soñé que tus lunes de miedos
eran mis sábados de gloria

y que en toda la amargura de tus labios
podia yo beber la inocencia de mi rabia


Y quise despertar
aún deseándote entre la niebla
y el triste paso de tus caminos en mi pecho(...)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails