lunes, 26 de abril de 2010

Quinto recorte




VI.-

Hoy te he visto dibujarme mariposas
en el pecho con tus manos
y darles vida al sólo rozarlas con tu aliento.

Hoy te he visto tejiéndome el cabello,
con palabras que extendían ramas florecidas
desde el paraíso de tu boca,
que hace amanecer días
con solo mencionar algún te amo
de alas cortas y vuelo firmemente encumbrado.

Hoy, yo también te he tenido
en el extensa habitación de mis deseos,
murmurándote alguna idea
de esas que podrían calmar el fuego
que hace de tu cuerpo una llama
deseable de abrazar en todos mis futuros.

Y te he dicho tantas cosas como tú a mí,
entre madrugadas que expanden sentimientos
que pueden eclipsar a la misma noche
a pesar de sus colores indecentes.

Hoy, me has dicho que me quede
en ese lugar que atesoran las estrellas:

a tu lado y entre tu cuerpo pleno de perfecta entereza.

Y hoy,
te he respondido que
si en algún lugar quiero quedarme
por siempre
desde todas mis vidas ya pasadas
hasta el infinito lugar
de todos los años que nos queden,


Es donde he estado viviendo
feliz y encantadamente siempre,
desde hace más ya de dos años
cariño mío

……………………………..Contigo

sábado, 24 de abril de 2010

Cuarto recorte




IV.-

Así me gustas, cálido y cercano
contándome que del amor no sabes mucho
pero que me amas más
de lo que alguien alguna vez
ha sabido hacerlo.

Así me gustas, sonrojado y algo abochornado
por hablarme de sueños
con enredaderas en la boca
que dan flores de colores nunca antes vistos,
en los mundos donde morábamos
escribiendo de los días que pasaban
junto a la soledad tejiendo y tejiendo redecillas.

Y así me encantas, desde la cascada de tus rizos
Hasta los mares de tus ojos que me hablan sin mirarme.
Me gustas así entero y perfecto en mis manos
dejándome conocerte desde adentro, con el corazón
expuesto y las emociones enervadas,
y me encantas y me encantas así tímido y callado
haciendo con los silencios dibujitos en el aire,
contándome que si me tuvieras entre brazos sin demora
le haríamos mas horas al día bebiéndonos las noches.

Así me gustas, por entero y desde hace tanto y tanto
e inclusive antes que mis pupilas se formaran,
así me gustas, conmigo en todos los instantes
dejándome tu eterna voz tatuada entre las sienes.

Y es que todo tú simplemente me encantas.

lunes, 19 de abril de 2010

Recortes




I.-

Es momento de alzar las pieles,
atarnos el alma a los huesos
y volver a sentir el aroma
del tiempo encendiéndonos los ojos.

Cansada de buscar malvas en los sueños
he venido por primera y eterna vez a tu cuerpo
a hurtar mil pequeños instantes
que no sepan florecer manos alejándose
y sepan sostenerse
aún con el próximo crepúsculo del cielo.

Buscando aquello que ni buscaba
hallé el mundo de tu dedos tallando amaneceres
para alguna sirena que no existía
entre los mares de los días que te hablaban de egoísmo.

Y te vi. Y nos vimos. Y la noche supo entonces que la luna
no tenía brillo más que el que tus pupilas destilaban.
Y te vi y quise morar en tus palabras hasta
que los ecos de mi alma resoplaran para siempre
contigo, y solamente contigo, desde ese instante
hasta el mañana que susurra tiernamente
que nunca va a terminarse.

Y te amé desde que te encontré escondido
en el paraíso de tu boca que aguardaba por tenerme.
Y te amé y te amé hasta que las fuerzas no fueron
suficientes para evitar querer morirme entre tus voces.

Entonces, caí en cuenta que eras aquello
que había aguadado ese espacio de mi pecho
que estaba aún ausente de emociones
y de real vida en sus costas hablándole de anhelos.

Por que en ese mismo instante
donde te encontré habitándome el corazón
haciéndole el amor a mis latidos

Supe que tú eras el único aire imperecedero
del cual necesitaba llenarme en esta vida.


Desde entonces, pude mencionarte
Sin más miedos ni ataduras inclementes
que te amo más a cada mañana
aquí y aquí,
siempre teniéndote conmigo.

miércoles, 14 de abril de 2010

Oorozukiyo









Oorozukiyo

(Luna Brumosa)




I.-
La radio comienza su concierto. Las lágrimas estallan
buscando el punto de menor y triste resistencia.
Debilidad ceñida a huesos. Así es la piel. Que si hoy ella llora
es por que no llegó su príncipe a decirle que los
silencios son azules ni a cortar puntual las flores de su pecho.


Quédate,
esta es la última vez que suplique
al aire que desmenuce mis alas contra brisas
ajenas en demasiados sueños extranjeros
y esperanzas añejas ,
que le mientan descaradamente a los labios.

……………….Te esperaré aún así
………………. con los miedos en la punta de los besos
……………….que aún no caen estrepitosamente en la puerta.
……………….Dímelo de una sola vez, querido viajero
……………….de los espejos estáticos
……………….ya tan mudos de emociones;

¿Este ha de ser nuestro inicio
del final de los tiempos?
……………….Esas horas mayúsculas de emociones
……………….y de verbos cortos ceñidos a los dedos
……………….donde el hilo de la vida es
……………….tan endeblemente frágil
……………….con solo un zarpazo bastardo del destino.

Y es así,
esa es la impronta de los huesos del miedo
sobre nuestra carne magullada por los días.

II.-

Todas las canciones sólo hablan de dolores.
El amor es algo que sólo se aprecia cuando
sus cuerpo de plumas rojas aparece ensangrentado
en el marco de gris ventana. Y nos duele.
Duele tanto saberlo herido y lejos, que los ojos
mueren también. Sí, sus cantos plomizos en el pecho
le susurran a la muerte , una vez más
que el camino siempre estuvo allí indicado.


Quizás, no has de regresar
a estos límites donde las flores nos nacen
con espinas. Todo es difícil para aquel
que no quiere sufrir a lo largo de los años
pero desea saber el color de las miradas.
Quizás arderemos allí, al pie de la
fogata que nosotros mismos alimentamos
buscando el sabor de la pasión
clavándonos sus férreas dagas
dulcemente en el pecho.

………………………………..¿ Y es que esa casa te llorara siempre
………………………………..esperando tus palabras?
………………………………..¿ Es que las mismas letras no han de
………………………………..desmembrarse aguardándote las manos?

III.-

Esta al final es la verdad. Todo cae en algún momento
desde el lado más delgado de la luna. Todo debe
marchitarse oyendo a las mínimas garúas
desmoronándose sobre la cama de las culpas.
Las canciones se ríen, quizás el amor sea algo
tan peregrino como lastimero. La radio seguirá
hablando que el amor es como la flor que cumple
su ciclo ,cautivando a las mentes con lo azul del cielo
y lo rojo bermellón de las heridas. Todo sucede, pero
ella aún llora. Quizás el príncipe no regrese de sus
propias guerras con su ego y dilemas. Ella llora
nuevamente, los silencios son solo espacios negros
y en su pecho ya no brota nada mas que
nuevos silencios, en capullos de fino y suave dolor(…)

domingo, 11 de abril de 2010

Tómame




t...ó...m...a...m...e

que la noche es corta
y los latidos han de fundar su imperio
entre mis senos
para darte de beber

la misma exquisita lujuria del silencio


Tómame
este instante, este sutil momento

donde la piel es solo un lienzo vacio

que espera por tu boca y sus mordidas
en esos límites
del alma con el cuerpo

que sólo tu podrías descifrar

con los ojos de tus dedos.


No me sueltes
no lo hagas, esta noche es corta
para que el mundo entre mis piernas
se abra a las caricias
que prodigan tus miradas
ávidas del néctar
que en mi vientre
da el color a vida eterna
que tú regalas sin pensarlo,
y yo espero pacientemente
de tus besos hambrientos
de mi
y de mi solamente.

Tómame

Te he esperado tanto
entre estas sábanas
que solo piden tu aliento
y a mi, en tu regazo
moviéndonos entre aquel ritmo
que hemos soñado
todo el tiempo
guardado entre palabras;

Sujeta al viento en mis caderas
que sólo esperan por tus
manos de ave
acariciando la pasión
que desborde enardecida
de ese cuarto.

Y quédate, cuando
la ausencia de palabras
termine de romperse entre las rocas
abriendo entre mis labios
esa flor que gime dulce un
te amo.

Este es el momento
nuestro propio momento
tócame despacio
y
nuevamente
t...ó...m...a...m...e

martes, 6 de abril de 2010

Sobre la filosofía del enojo y sus pastillas medicadas.





Sobre la filosofía del enojo y sus pastillas medicadas.
(en sus correciones y sinergia)



Este no es un verso de amor
de aquellos que hablan de príncipes y princesas
que habitan en el mundo mágico de la melancolía.
Este es un poema que habla de los días,
de la cotidianidad de los sentimientos y de la rima
asonante del amor. Sí ,este poema al final
habla del trillado amor
y de las madrugadas que alguien puede pasar
desentrañando, la formula única y propia
de su bello e indecentemente hermoso amor real.


I.-

Esta es una madrugada de esas tantas
donde aún no estas para decirme lo que espero.
Y no es que tenga que ser de estas horas
tempranas para ser de noche y tempranas para ser de día,
para decirte yo también lo que tú esperas.
Nos sabemos ciertamente extraños en el mundo.
como así mismo tú
sabes, que no hace falta sea de madrugada
para decirte que al final
no hay tiempo que transcurra
si tú no estas conmigo.

II.-

Y es que a veces me imagino como serán
tus sonrisas las tardes , donde el amor
se rebalse del cuarto donde juguemos a domar
las pasiones como si de huracanes se tratara;
Y es que es así,
los días han de acumulársenos por ahora,
mientras hablamos de porque tú o yo no hablamos antes,
pero sabes, que la última conclusión
a la que llegamos siempre,tras oírnos
esas culpas de niños traviesos que guardamos
en el closet, son siempre las mismas:
estar enamorados no hace querer buscar la entrada
hacia el mundo del otro,
cuando hace años que vivimos en su pecho.

III.-

Mañana hablaremos. Eso fue lo último
que te oí cuando me perdía en el bosque de las horas.
Mañana hablaremos del ayer que ayer nos hablo del ayer
que no quiero recordar y de ese ayer antes ya de eso.
Hablaremos y hablaremos de todo lo que no importa
cuando lo principal lo sabemos de memoria,
hablaremos del clima en la Indias, de las pesadillas
que no siguen sus guiones y de las modas griegas en Paris.

Conversaremos horas y horas de las cosas que no saben
de espacio , ni sitio en el mundo que tú y yo
hemos hecho a punta de razones y almas muy desnudas,
en largas y apasionadas madrugadas de palabras.
Sí, te estoy esperando ahora mismo
entre ese mañana que ya es hoy
y aún me late en el pecho;
pues que prefiero oírte diciéndome cualquier noticia barda
a solo saber de tus silencios
que envenenan y ahogan todos mis minutos.

IV.-

Hoy te entiendo más que nunca. Te entiendo los motivos,
los rizos y las amigas que saben del color rojo bordeando
las palabras con ganas de siempre ser. Y es broma,
tú sabes manejar las circunstancias y los miedos,
porque sabes la respuesta de esa pregunta del millón.
Y yo te creo. Y es que eres mañana cuando dices día
y es que eres luna cuando dices noche. Confío en ti
como ese sabio viajero que confía en las estrellas.
Y así te quiero, y así te entiendo, porque te amo
y se que amar es una medida mas grande que los miedos.
Sí, sí, yo te sé y créeme, yo confío en ti. Hoy ya te entiendo.

V.-

Soy una paradoja. Me sé pequeña de errores grandes
que no quiere pintarte ni siquiera mentira blancas
en los ojos. Y lo deberias saber,
hay cosas que se escriben como quien escribe que los ojos son botones
y la piel tan solo un papel enomemente extenso.
Y no todo es verdad. También sé que las cosas se preguntan
y se hablan como quien ha buscado toda su vida una respuesta.
Lo sabemos así,
en este lugar donde tú y yo somos una sola lengua;
tú estas conmigo hasta en mi remota isla imaginaria.
Y te sabes todas las entradas, y todas las salidas
y todos los lenguajes que tejimos hablándonos en clave.
Tú conoces todo, porque tú me sabes toda y yo te sé entero
Sí, sí, las palabras de mi boca siempre están entre tus labios
aún incluso, antes de que las frases mencionen ya haber nacido.

VI.

Hoy te he imaginado entre la gente esperándome
en la salida de mi casa, y te he imaginado con los
ojos hablándome en señas, y las manos aguardando un detalle
que sólo mi piel pudiese darte. Y me imaginé conversando
entre tus brazos sobre el amor que no acaba y no sabe
de distancias a pesar de los conceptos de los hombres.
Ambos nos reímos al final. Nosotros sabíamos todo
y nos teníamos enfrente.

Hoy te imaginé durmiendo conmigo
y a pesar de que no estabas
te sentí acurrucado en mi cuerpo
hablándome en besos de todos los espejos y los sueños.

VII.

He recordado que te amo hoy toda la tarde,
como quien recuerda que tiene vida porque
tiene siempre un rojo corazón. He recordado
porqué te ame y por que no puedo dejar de hacerlo,
a pesar que las ventanas se nos inunden de vacios.
He recordado que amarte es respirar y respirar
es querer amarte más a cada instante, y lo he recordado
y lo he escrito aquí en un verso que quisiera defenderse
mejor entre palabras. Y espero haber escrito todo.
Y espero haberlo recordado todo. Así ,que cuando creas que lo
olvido, recuerda que si aún algo se mueve en mi pecho
es porque tú le has dirigido el camino a mis latidos.


VIII.-

La seriedad es algo que te queda, y te queda tan
bien ,como quererme a todas las horas con ese anillo
que en mi mano suena a para siempre. Y todo es serio:
hablar de hoy , del ayer y del mañana que escribimos
entre versos que se inundan de esperanza antes de dormir.
Seriedad , seriedad
¿ Que mayor seriedad podría darte ,que la de sólo querer
tu nombre el resto de mi vida?. Y es que lo eres todo
y la seriedad es un termino realmente corto a su lado.

IX .-

Ignórame. Sé que hablo de más de las lunas encriptadas
y de los soles que existen en Mercurio. Y claro;
del amor que se extiende nueve versos para saberte
aun mío en sus bordes que las manos ya sostienen.
También te se hablar de celos, de esas rémoras
que hablan con voz propia en el mar de nuestro pueblo
como si realmente supieran lo que hacen. Dejemos
eso ya de lado. Si amarte es lo que mejor que yo hago
y tu dejarme hacerlo , el acto que mas tiernamente me alimenta.

X.-

Este es el momento de las despedidas, de decirte adiós
sin al menos quererlo, diciéndolo sólo porque
espero acabar con los segundos que me separan de tu alma.
Y es que mañana te veré y te diré que lo siento,
que lo siento por enredarte en mis monólogos poéticos
que se extienden largos, largos hasta el cielo.
Y es que mañana te veré, y te diré que te amo y te amo
y que de eso solo quiero siempre hablarte. Quiero contarte
que nos he seguido imaginando horas sin tan parar siquiera,
y te diré tanto y tan poco esperando ser la calma única
que no se gana con espacios rotos. Lo sé, lo sé (…)

Al final de todo, te diré lo que he venido guardando
como un secreto a voces en este poema,
que no sabe callarse los sentimientos
que atesora eternos y almibarados entre el cuerpo.

Sí, mañana te diré lo que siempre debes saber: que yo a ti te amo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails