domingo, 11 de noviembre de 2012

Palíndromo



Palíndromo

I.-

Nuestro amor
era una negra noche
sodomizada por las luces
de una insomne ciudad
desnuda de certezas.

Una lila decisión
a las dos de la mañana
sobre lo conocido antes
y perdido hoy
 en las lujuriosas páginas
 de una melancolía resabida (…)

II.-

Nuestro amor
 era un espejo hablador
 y un sueño atravesado en la garganta
de un  camino sin andar.

Una odisea al corazón de la distancia.

Un color nuevo,
…………una emoción con sabor,
 una estación desconocida,
…………una canción, dos canciones
que jamás nadie podrá tocar.

Un mundo de poemas en tu honor
que criaré  como hijos nuestros
en la exacta  parafernalia
de un rojo lazo emocional
…………del que dependo aún
…………con el que sueño aún
…………………que añoro 
…………………despierta aún (…)

III.-

Nuestro amor
que no era un amor de verdad
en lo falso y real
que puede albergar en el alma un anhelo,
jamás tuvo más brazos que los nuestros.

Era simplemente eso : nuestro.

Era estos enormes ojos míos, tan tuyos
 …………solo para ti;
era esos  salvajes rizos tuyos, tan míos
 …………volatilizando mi deseo
…………por tu estar
…………ausentemente presente
…………y eterno
………… en las maradiagmáticas balaicas  de mi voz.


IV.-

Era quizás,
 un arma cargada en los bolsillos
y una posibilidad en las maletas
 hacia nuestra casa
en el mañana del mañana por crecer.

 Este amor, esta pasión
…………esta incoherente unanimidad
 en mis senos
………… por albergar más
………… que solo palabras de papel.

Mis ganas. Por tu cuerpo, tu morena palidez
en lo plomo de tu boca de anís.
Mi amor, mí exagerado y grandilocuente  amor
 a los límites borrosos en tu respiración.

Mi desborde por tu todo. Mi amado, mi  luz.

Hasta tu frialdad. Tú maldita necedad.
La hermosura de tu vanidad
abofeteándome la entrega
de cada minúscula partícula
de mi aire para vos

…………Mi niño de cartón (…)

V.-

Nuestro amor
era ese – te amo aún-
que suelto  adrede
deshoja las murallas
en toda  conversación

…………Nuestro amor era eso:

Mi inacabable amor  por ti
 en la amargura
de tu extinto amor  por mí.

VI.-

Nuestro amor
era ese cielo lila
 que quería  observar con vos
 algún día
 alguna noche osada

 para esta nimia persona

…………que soy yo
………… extrañando tu andar

…………Tu hablar
……………………tu… tú.

VII.-

Nuestro amor era solo eso;

Yo hablando del miedo a no saber
 nunca
y nunca
 más de ti (…)

 ***

VPx
( 2.am)




domingo, 4 de noviembre de 2012

Tempête


Tempête

Llegué  pronta a tus labios, como esa tarde obscena, que solo desea  diluir sus maradiagmáticos ojos  en lo infinito de un ocaso por  tanto tiempo esperado. Sabías de las sonrisas rotas y las palabras a medio vestirse en la calle de lo temido. Nosotros. Es decir, sólo nosotros y el mundo que hacía de la periferia de una charla hilvanándonos un por qué y un quizás en la memoria. Tus razones, mis momentos. Lo extenso de una conexión que nadie sabría jamás como comenzó. Tus tímidos coqueteos, mis maneras de huir sin avanzar. Esta carrera indecente  en medio del desierto en mi corazón plagado de fosas. La verdad, mi verdad. La vergüenza de mi piel  ajada por los años de granulia pulmonar* exponiéndose a una nueva luna en mi antiquísimo  universo del miedo al dolor. Este apenas. Ese  maldito dolor que me violenta en sus confines  y araña la linfa en mi voz. Mi dueño en este continúo juego del amor al desequilibrio y a los golpes del sueño que yo necesito, pero él no a mí. Mi pasión desbocada  a la lujuria de sus rizos y la textura de su piel. Los besos a la nada, los abrazos a su olor. La mentira de mis propios anhelos. Esta maldita y maldita manera de hacerme trastabillar por mí misma. La facilidad con que muero en esta  falaz indecisión. La culpa cercenándome (…)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails