jueves, 28 de octubre de 2010

Regarde-moi


Regarde-moi

 
Mírame hoy
hasta que esa última gota
de luna desdeñosa  y tan ajena de latidos
 termine como rocío
en algún pétalo seco de la ventana.

Mírame  hoy, como ayer ni nunca
 antes  lo habías hecho,
tan despacio, con esa calma de viajero,
 que va ahogando en sus pupilas
lo mas negro  de la  noche
que  se sostenga
en el pliegue tembloroso de sus labios,
esperando el destino y su amanecer
con la emoción
tímida y profunda de un niño.

Veme así, con el afán del ciego
de mundo que dibuja en su mente
la primera palabra  en medio de su ciudad
de sombras oscurecidas por la vida. Dulce
y cálido como el verano  naciendo de los
parpados entre el bosque del silencio.


Distíngueme de las  dudas que van ocluyendo
nuestros  ácronos latidos
 descendiendo  en cascada como semillas en el agua,
 tócame así, con el susurro que advierte
un pestañeo reflejándome
 en el espejo difuminante de tu alma.

Nótame así,
como siempre te he
esperado al borde de mi cuerpo,
entre el precipicio de las memorias
que surcan como águilas el miedo 
de no  encontrarte en mi puerta
hablando idiomas que solo la piel entiende.

Veme así, tan desnuda de recelos
y tan cubierta de emociones, pálpalo
en el aire y en esa brisa a eucalipto
llenando nuestros pulmones
de hojas nuevas como  sístoles exaltadas
nunca antes sentidas en el valle de tu pecho.

Y mírame
 con ese destello interminable en tus ojos
desatando hogueras en los pozos
que refleja mi imagen en tu alma

Siempre, así

Mírame.

jueves, 14 de octubre de 2010

Eudaimonia

Cuando pienso en ti
Llueve en mis lágrimas de nube
Y mi azul respiración toma
Su suspiro más hondo de ansiedades

En tu boca todo sabe a flores de un universo paralelo
Y a un sol sin sol acariciándome en la ventana
como un prado lleno de estrellas aún escondidas por la niebla

Todo brilla con su tono mas vacío de límites
y los heliotropos inflaman sus pechos
con mil palabras condenadas solamente a adorarte

Todo toma tu color de mándala y de rayo
porque siento/ porque deseo/porque vuelvo
porque retorno a mis pasos, tus pasos
como él único camino donde existe mi yo en su propia voz
de mundo y de eterna selva enamorada
donde el destino no existe si no firma con tu nombre,
dulce amor mío de un millón de necesarias existencias .

II.

Surcas mi miedo, caminante de enredaderas
alzando tu cuerpo con la altivez de una silaba prohibida

Tocas y desenredas las nimiedades del verbo indecente de emociones
que no hace mas que nacer perpetua desde mi boca
como cascadas de aguda dulce bulléndome maradiagmas en la piel

Porque mi corazón de brújula
Me ha contado del carmesí misterio en tus párpados cansados

Por ello, aun buscando con los dedos en tu cuerpo de arena y espinas
Quiero hallar la misma raíz del latido tuyo entre mis venas

III.

Y todos los eones silban y silbarán en nuestra brisa de la noche
Como tus ojos de café y fuego en mis entrañas de luna menguante
Siempre en todas las estaciones de mi alma
Cuando pienso en ti.

domingo, 3 de octubre de 2010

Esposas

Esposas.


Y sería fácil secuestrarte
entre algún sueño;
abrirle una grieta a la distancia
y embeber mis pies de kilómetros,
disponer todo ,para armarme de ti
alguna noche solitaria,
como una de esas tantas
donde me haces mas falta
que el aire amilanado de un cuarto
que canta rancheras tristes, patéticas, siempre heridas
junto a mi corazón tan y tan aburrido,
de su siempre nunca nada pasa.


Podría secuestrarte ,
sostenerte en mi pulgar
como una piedra preciosa en medio de la nada;
vestirte de camisa, de zapatos serios, de corbata asesina,
ponerte tan formal como este amor que yo te llevo
en cajita, como si pudiese volar en un instante
con el primer soplo de vida disparado a el aire;
vestirte con los labios, tan serio;
ordenarte los rizos hacia un solo oleaje
como si toda la mar se derramase en tu cabello;
y sencillamente mirarte,
mirarte sin sentido
para al segundo siguiente , desabotonar todo
lo que manche tu piel de su desnudez perfecta,
desordenarte con las manos como si abriese una puerta
y dejara estallar la más candente de todas las garúas:
cogerte con la boca
del lado más apetitoso en tu alma,
y besarte de una a una, las estrellas que no ves,
sembradas en tu pecho como brotes de bambú ;
y claro, como buena jardinera,
hacerlas nacer mil veces esa madrugada,
donde lo que nunca ha de faltar,
es la lluvia de palabras
mojando de rojos tonos todo en todas partes;
y desnudarme allí, al borde del precipicio
donde inician las cosas más latientes que la vida;
avanzar así, rozar el cielo con los dedos
y dibujar tu nombre con la sangre que envuelves,
tallar mis ganas como pétalos de rosa
y hacer de mi vida un inmenso océano para ti.


Y no soltarte más. Asirme a tu envés y revés,
anclando mis raíces todos los años que me quedan.
Secuestrarte así, secuestrándome también a mí
como si las horas no existieran, ni el tiempo
buscando separarnos nunca más.

Secuestrarte en mis sueños, así
y no despertar
y no despertar
y no despertar jamás.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails