sábado, 27 de febrero de 2010

Anilina : Si realmente todo fuera así.



Anilina : Si realmente todo fuera así.

Eso de temer el aroma de la soledad
bordeando los límites
de tu cuarto, mi espacio personal e infinito
donde te balanceas de orilla a orilla
cubriendo de cielo y estrellas
al 4to piso del mundo
extendido
de tu lado de la luz
y de tu lado de las cosas;
es morir de a poquitos
comiendo de tus labios lúcumas heladas
impregnadas de cianuro
como si de aire se tratara.

Temer el instante
donde esas horas mudas se apoderan
de tus labios
mordiéndote con ese gusto
de amante que sabe
que el tiempo se acaba en respiros
y la boca es corta de modos
para expresar
cosas que no caben en palabras.


-Háblame-

Huyamos de esos vientos alisios
que nos ignoran de sus ojos
y hacen de tu voz
un símbolo indescifrable
que deja flores negras en el buró
al compás de un negro garabato de Voltaire.


Y es quisiera...
quisiera todo.


Quisiera no temer esos instantes
donde soy hormiga moribunda escalándote
las piernas a pasos descendientes
de esperanzas.


No sé, dormirte entre las manos
para tenerte mas cerca de los hechos
diarios y nimios de la vida.


- Háblame -
No me hagas tiritar de frio
entre tu montaña de vocablos
de verano inviernizado

Déjame ser el número capicúa
que se repite en tu pecho entre latidos


Tú sabes,

Porque eso de temer
el aroma de la soledad
bordeando los límites del cuerpo (...)

miércoles, 17 de febrero de 2010

Undressing februaries




Undressing februaries

Febrero se nos desata nuevamente, cariño.

Lo sabíamos, Todas las historias
saben de personas a las que el amor no les alcanza;
Y como buenos acuarianos sabíamos
de los cambios sin rostro heridos de pasado.

¿Recuerdas?

Amábamos el invierno con excusas predecibles,
que hablaban de la lluvia golpeando las ventanas
en ese cuarto donde anidábamos abrazos. Y es que
la piel siempre nos supo a febrero y amor desgastado
de esperanzas , pero no de ganas , y ganas de olvidar.

Y claro, mis piernas caminaron hacia ti
para que las desvistieras con mordidas interdiarias.

Sabíamos de esas manías impulsivas que nos decoraban
la cara, ebullías con el aire ajeno que rozaba
mis palabras . Y odiabas los labios vecinos
que querían desatarme el camino con los ojos.

- Pero te adaptabas a mis brisas
buscando que yo me aplacara
ante tus tormentas matutinas-

-Inestable e indomable te nombré mil veces
bailando entre tu vientre como deshaciéndome la piel-


Eras independiente de este mundo indecoroso
pero a la vez niño pequeño entre mis senos -
Diplomático hacedor de terremotos
social inapetente de normas cotidianas-

Pero sabias que la libertad que busco
es algo que no viene en los helados, ni en
tus voces pidiéndome quedarme, ni en los
cuartos de hotel que querías reemplazar por
una casa donde cobijar mi cansancio
eterno casándome en papel entre tu cuerpo.

Pero mi falta de amor nunca supliría tus carencias-
indulgente hombre ciénaga en mis brazos.

Y todo terminó como deben terminar las pesadillas:
a rayos de otra alba, en otra cama teñida de colores diferentes.

Cruel febrero de desavenencias
y de versos infestados de cianuro en tu nombre.

Y es que nunca quisiste aceptar los happy ending
que no hablan de las mismas dos personas.

Detestabas las despedidas
así como mi poesía absurda y desgraciada.

Aún recuerdo todo , febrero lo susurra.

Detallitos

Y llegó un 18 más. ( realmente aún es 17 pero llegan los regalos desde ya) y bueno aqui de pasada para contar sobre algo que realmente es muy especial para mi. Estos dos libros de abajo son la recopilacion de mis poemas hasta octubre del año pasado.Y se han hecho libritos gracias a un detalle de mamá que para este cumpleaños me los regaló.
Y bueno, así se quedaran por ahora muy felizmente. ¿ quedaron bonitos no?. Genial 18.



miércoles, 10 de febrero de 2010

Cielo de heliotropos.




Cielo de heliotropos.




I.-

Tu boca aún me sabe a mañana,
a mañana plagada de nubes,
a mañana infestada en mariposas,
a mañana de color heliotropo desatado.

Sí, el cielo está cubierto de heliotropos

II.-

Has vuelto. Las flores en tus bolsos
han regresado al lugar donde nacieron,
sé que tus manos extrañaban ese sitio
donde los cuerpos hablan sin tocarse
y las palabras simplemente
son dichas sin más voces;
¿ extrañabas esta casa, donde aún
tu sombra vivía con mis horas acopiadas?

Tú sonreíste con el alma. Ambos lo palpamos en el aire.

III.-

Es tiempo de olvidar las manías del pasado.
es tiempo de perdonar al tiempo
que busca alejarte de mis días, de mis años
del tic tac incesante de la ausencia. Y es que
duele cuando ella canta esas horas,
cuando te consumes en las sombras
como besándola despacio …

Horas rotas, horas negras. Todas quemaban en el pecho.

IV.-

Dulce. Tu piel sabe a manzana en paraíso
Roja, roja como la sangre que se hace nube
en un día cuando recreas mis tormentas;
tu piel es esa telaraña que los dioses olvidaron
en sus viajes, buscando a la perfección
para hacerla parte de su poder caustico e infinitivo.

Error exquisito. Tú eras ese don que relegaron.

V.-

Aún recuerdo cuando nos conocimos. La lluvia
hablaba con las ventanas en trémulos susurros,
mientras tú hablabas de cuentos sin desgracias
…….y……de poemas con amores
sutilmente desmedidos, a lo largo y a lo ancho;
sí, hablabas en tonos bajos y melodiosos a mis ojos
pero gritabas en color esperanza a mi alma.

Siempre lo hemos dicho. El destino no nos guió con sus dedos,
nosotros le indicamos el camino.

VI.-

¿ Llevas en el pecho nuestras marcas
y entre labios todos mis aromas? Tus latidos
nunca mienten, tú tampoco nunca mientes

Tu corazón es esa llave al infinito. Ambos somos la verdad y vida
que acontece a cada minuto en la semana.

VII.-

Suelta a las estrellas esta noche cariño
……………no temas
no hay nada que pueda caer
cuando lo has rozado con el alma.

VIII.-

Desnúdame. Desátame los sentimientos
como si de pequeñas luces se tratara;
desnúdame de miedos, de dudas, de problemas
alza mi cuerpo como una pluma, sóplala a
ese viento que suspira. Sostenme con tus palmas,
mírame morir viviendo correctamente con tus manos.

Luego cierra tus párpados sobre mis ojos
y duerme conmigo
hasta que la noche acabe,
y el día se termine.

IX.-

Me sonrojas constantemente. Cuando me hablas
de pequeña y de pequeñas, cuando mencionas
mi nombre de mil modos indistintos
y las paredes se nos llenan de rubores;
Y es que luego el agua no alcanza para
aplacar el incendio de tus labios. Como cuando
te recuerdo que sólo se adorarte de domingo a domingo
con besos que no saben de las pausas.

Contigo no sé de tiempos, tú eres el reloj de mis miradas.

X.-

Tu amor tiene ese color
indefinible
del más hermoso heliotropo;

Tú eres esa flor que enaltece a mi vida.

Sí, todo el cielo realmente está cubierto de heliotropos

sábado, 6 de febrero de 2010

Canción y latidos de un corazón de humo

Aqui os dejo en archivo digital( y vaya si practico) de un pequeño poemario que llevo guardado desde hace un tiempo y no quisiera se quede dormido solamente en mis archivos de la pc.Para leerla en grande solo se debe dar doble click en ella y abrira una nueva ventana con el archivo a toda pagina.Espero os agrade. Abrazos.





lunes, 1 de febrero de 2010

Leves requerimientos




Leves requerimientos


Realmente soy de esas personas
que necesita pocas cosas;

Tal vez,
Una habitación donde sembrar las penas
que ya por millares
sostengo entre parpados cansados,

para luego desordenarlas en el piso
que parece abrir sus fauces
ávido de florecerles más espinas.

-No olvidar las sábanas con hilos de noche
para cubrirme de la lluvia de meteoritos
que amenaza con ser la melodía
que cante, hasta que la mañana impertinente
decida dar paso a sus instintos.

También
he de necesitar
algún armario de una sola salida
donde contener la cordura de lunes a sábado
hasta que sea momento exacto
de desatarme la coherencia en pasos furtivos.

-Y oír en medio de la selva en mis ropajes
alguna canción que la radio ensimismada
susurre como queriendo
sonar deshaciéndose sin al menos ser oída.-


Todo al lado de esa típica ventana
que dibuja paisajes inexactos
según la estación ajena en sentimientos
que salga a caminar entre desdichas.

Y es que quisiera
también otras cosas, mis superfluas vanidades:

algunos vasos donde hablar con el licor
de esas cosas que ni las paredes
deben guardar en sus oídos de granito,
algunos cubiertos para comer
de esos vacios platos
la cantidad exacta de nostalgia
que debe haber en cada ya sobrante comida.

Y quizás, y sólo quizás,
alguna piel de desértico color
protegiendo nuestra cama de aerolitos
y de aquellas serpientes aladas
que desgaja la misma soledad
cuando mis brazos no la toman
para herirnos entre besos.

Porque si está él
con su torso hecho cielo
en el mundo alterno
de esas cosas que sé y necesito,

Quizás, y sólo quizás
no necesite ya ninguna cosa más.

Sí, soy de esas personas que necesitan
pocas cosas realmente


- a él, a él, y a él, nada más -

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails