sábado, 29 de mayo de 2010

Dos minutos




Dos minutos.

Así empieza todo.
El sol toma los rayos que restan de ayer
y se apresura a inaugurarnos la mañana. Sonríes,
dices buenos días iluminando una habitación dormida,
Sonríes nuevamente. La luz se filtra
mojándonos el cuerpo con ganas de moverse. Entonces,
te regalo las primeras sílabas de mi pecho aletargado,
………………….y tú
…………………….. y solamente tú
haces palpitar esa bestia roja
que únicamente tus manos tan dulces y modestas,
……………..han sabido tan tiernamente domar.
Sonríes, sonreímos,
los segundos juegan a rozar la piel
que tú aún en mi no cubres:
………..casi nada,
…………….casi aire,
ese ínfimo espacio en el cual no pasa
ni una sola aguja;
pero entonces ,esa última separación
la desapareces para siempre.
Luego, al próximo minuto que camina
no dejas de mirarme,
me observas despacio, bebiéndome en cortos sorbos,
esperando que mi sabor quede entre tus ojos
con el mismo frescor de una palabra.
Sonríes nuevamente
y todo se llena mágicamente , con tu oxigeno
color canela entre mis poros.
Entonces llego gustosa
nuevamente a la canoa de tus labios
que buscan naufragar en todas mis riveras,
y me voy de mi para hacer en ti mi nido
alzando las alas a tu encuentro.
Y sonríes,
y yo te respondo sin pensarlo,

y seguimos
alargando ese minuto prisionero de nosotros;

Hablando y hablando
de esos dos primeros minutos
del aún todo el resto
que nos queda para querernos,

Tejiendo y tejiendo despacio
nuestra propia gran ordalía con el tiempo.

Sonreímos.
El día sólo ha abierto un párpado.

martes, 18 de mayo de 2010

Sobre las despedidas




Es hora de decir adiós,

Es momento de atarse los zapatos a la sombra
y esperar que las piedras del camino sean de colores;
Es hora de cortar con la mano que guiaba las razones
y les daba la apariencia de rosas dentadas
en los bordes de la vida y de la lengua.

Es algo tarde
pero aún la melancolía
se ciñe a mi cuerpo, atándome al vacio
de saber que el tiempo
es solo ...cruelmente relativo,
El cuerpo de la hartanza ya bebió todos
los momentos que goteaban de la frente,
y las murallas levantando sus voces
me han dicho que nada
tristemente debe de ser ya para siempre.

Y es así señores, todo tiene un final.

Las marcas de las manos quedaran como recuerdos
y mis cicatrices serán historias luego
entre el baile de una fogata
aún ajena a la memoria;

Como que quizás todo debe ser así.

Es hora de coger las cosas entre labios
y armarse de valor al borde la cama
esperando no caer en la tentación
de dormirse entre la calma del pasado;

La impronta de los días hablaran desde mi piel
Para aquel viajero que alguna noche quiera descifrarlos.

Quizás inclusive, en otro instante hasta mis palabras
puedan descansar para siempre en su sarcófago
olvidado mis malos usos y los golpes de mis dedos,

No lo sé.

Pero , esta es la única manera de alzar alas,
tener que decir a todo
un dulce
y breve,
adiós.

domingo, 9 de mayo de 2010

Vaivenes




Noche de solsticios
y enjambres atados a tu pelo.
Deberíamos ya vestirnos
con las luces que aún en la calle
hablan entre ellas de rumores
con olor a café y rayos de neblina

No, aún no,
dices que la desnudez de las miradas
aún no se nos han quitado de los labios.

La gente podría saber
que realmente solo nosotros
escondemos las hojas de la luna ,
la ira de los pasos secos, las sonrisas
de un día que no muere.

Déjame sujetarte el lienzo
mientras te dibujas en el pecho
con los ojos de la garua
que dibuja constelaciones en ventanas


Así es la madrugada de azulejos
que nos reflejan en su seno
así es la madrugada de luceros rojos
que destellan tu cuerpo en las manos.

Duerme, sí, quédate a dormir conmigo
mantén a las estrellas en el vino
que sabe a mañanas
de felicidad indecentemente tierna.
¿Es que debería contener mi alegría
por las ordalías sordas de un segundo?

Sólo quiero mantener tus horas en mi vientre
aguardando el aroma a esperanza
que pueda desprendernos un minuto.

Todo el tiempo lo es sólo contigo,
sí, tienes razón
aún estamos demasiado desnudos de emociones.


Es aún temprano
quédate a dormir cariño,

sí, quédate.

sábado, 1 de mayo de 2010

Vicisitudes (Sad song)





Para él,en mi recuento de los daños.

Sad song



Otra nube silenciosa
nos rasga la mañana arrabalera
¿que es si no una palabra mía mas
en tus bolsillos
que un trasto armoniosamente inservible?


Déjame quebrar las horas
y hacer de tus segundos
los límites imprecisos de mis mares.

Tocata.

Hoy es lunes y mi ordalía
habla de lugares que no conocen de distancias.
Allí llueve contra el viento
y el sol disipa todos los pesares
Las manos se hacen ave con esos mundos
pero mis ojos te saben jaula
de lazos finamente atados
al firme susurro de palabras frías

Y es que tengo tatuado
en la franja arenisca de la espalda,
como ave de tonos desangrados
que habla en idiomas
ya perdidos.

Así que miénteme.

Quizás es hora de olvidar los nombres,
atarnos los recuerdos en los dedos
y comenzar a destejernos
amargamente el recuerdo.

Sí, miénteme.

Yo sé que es tiempo de arañarnos los deseos
y sólo deshacer las miradas
como si tus graníceas pupilas no hablaran
y mi pasado de brumas nuevas
no lo hubiera oído.

Madrugada de heridillas recortadas.

Aquí ya es martes
y la noche sólo sabe cantar
en tono de caídas y pérdidas
a la luna sorda a cualquier jaculatoria.

Tocata

Es tiempo de imaginar mariposas
donde sólo quedan bellas desazones.

Y al final
él ni siquiera
nos vendrá a escuchar.


Tiempo de maldecir al silencio.
(...)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails