martes, 5 de abril de 2011

Restos de una catástrofe premeditada.




Restos de una catástrofe premeditada.


A ti, las muchas noches
que no dormí
pensando en tus comisuras
del polvo y paja fermentada
que atraía suave
 el olor a la miseria personal
enfrascando las ganas sin alas
que se nos morían por ahí

A lo nuestro, lo poco
que las palabras pueden significar
cuando están hechas con migajas
de algún sueño breve, esquivo
tan inmaduro de cornisas
fraguándose en mi mente de nube cinza
como granizo negro
cubriendo los cabellos
de esa adolescencia idiota y frágil
atándose a nuestros huesos
con la desfachatez
de una edad insorteable.

Y a mi, tantas cosas, restos,
esquirlas de una decencia desbaratada
a los pies de sábanas inquietas
de aroma y de esencia
como  túneles de seda
recordando que la salida de la selva
esta sencillamente
al inicio del todo el recorrido.

El no decir más, el olvidar presente,
el morderse la lengua
 antes que recordar la afrenta
a la piel del ayer
que hoy cambia rumbo
y sisea a la luna mas cercana

Dejarte así,
mirar hacia otra esquina

Y andar sin mas
tarareando el testamento
indeseable
 de una separación tardía
como buena sopa para el alma

Tan - Tan ♫*

***
Pd: Esto es mas una burla que un poema realmente,
asi que por eso el final, como si fuera una ironia tremenda.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails