Breves y verdes.

     Breves y verdes.



No necesitabas hablar
de más mañanas verdes
colgandonos
de las ramas

ni decir

con esa boca
de nido prematuro

las palabras
que aún no tomaban
el pulso adecuado
para recorrer

desde tus manos
pálidas y tímidas

la frontera de mi sed

hilvanándonos montañas
como selvas
de papel
en la piel de la esperanza.

No necesitabas
hablar

para que

esas pequeñas estalactitas
de carbón y sangre

latiendo

en mis venas
torpes y apresuradas

supiesen

que en el aroma a día
de tus ojos
eran todo

lo que se necesitaba sentir

para
soñarte

aguardarnos

y esperar.

***

Comentarios

Jorge Luis ha dicho que…
te quedo full el blogerr
y sin decir de el poema que esta encatador
Ulisa ha dicho que…
Caballo verde para la poesía, directo, directo hacia el encuentro inevitable.

Gracias por compartir.

Abrazo desde Bs As.

Entradas populares