1 de 3

1 de 3

(i.-)

Hoy,
mi voz se acostó como rayo naranja sobre los cerros,
encantó colegialas que jugaban con los lazos de su pelo negro azul;
los pasos vigorosos de la mitad del día me encontraron
recolectando estrellas muertas en el morral
y jaurias
y violetas
y malditas caracolas de mar,
para ahogar el tiempo asi como sus arenas talladoras de dunas,
mas los huesos ya no esperan trémulos el toc toc de la puerta
ni estoy descalzo.


Hoy,
cansado de asesinar dragones con pecho de diamante y coraza,
quiero abrigarme en alas y sentir el olor del café recien pasado que anunciaba el invierno
o dejar de leerte las pupilas de agujero negro
(just a matter of time?).
Inasible, paseo la sonrisa incólume por la plaza, hasta le doy de comer a las palomas...y aún
juego a la disociación frente al espejo con esta cara llena de hendiduras
mientras quiero que me digas con tu acento de comarca:
Si alguna vez
Sí, alguna vez
"Sí", alguna vez.


Hoy,
me has dolido más que nunca,
con tus susurros ácronos, como mujer de hace cinco años,
furiosa al oír que todo esto ya ha pasado antes,
volverá a pasar.
Voy ignorando paredes que ya se acercan al metro cuadrado
y dibujo con el índice tu vaivenes y trajes blancos,
atrapado en una ciudad húmeda, hambrienta de cuchillos y rascacielos
donde dios se ríe de mí, desde su nube,
con un par de binoculares

***

Este poema, el primero de tres, son recuerdos de alguien que fue muy especial para mi y su amistad un enorme y generoso regalo.NO pueden ir en la caja, porque, la oveja debe estar con las demas de su especie. Recordando.

Comentarios

Entradas populares